Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

He estado las últimas semanas intentando buscar la manera de ahorrar en libros, sobretodo porque cada vez leo más y me duran menos. Después de poner algunas cosas en práctica me he decidido a escribir un breve artículo sobre ello por si a alguien le sirve de ayuda. Desde luego podrán encontrar mucha más información que esta en google, solo tenéis que poner “ahorrar en libros” y encontraréis infinitos resultados. Yo les hablaré de algunos que he probado y otros sobre los que he leído.

  1. Las Bibliotecas Públicas: Hasta la fecha solo he conocido las bibliotecas de la universidad y ahí el material es puramente didáctico de modo que nunca me pareció un recurso viable. Sin embargo hace unos días me he puesto a buscar las bibliotecas de la isla y me he encontrado con que la de Santa Cruz tiene un muy buen catálogo, mucho más amplio de lo que esperaba así que creo que en cuanto termine mis actuales lecturas me sacaré el carnet de usuario. El préstamo es de 15 días pero puedes renovar unas 6 veces (si nadie hace reserva del libro), con lo que tendrías unos 3 meses para leerte el libro. Es un recurso puramente gratuito y estoy casi convencida de que en las grandes ciudades el catálogo es aún mejor.
  2. Librerías de Segunda Mano: Tanto para vender como localizar algún libro descatalogado que estés buscando desesperadamente. ¿Tienes ese tocho que a todo el mundo le encantó pero a ti no te gustó en absoluto? No lo dudes, véndelo, tal vez no le saques mucha ganancia pero dará más que si se queda para siempre en tu biblioteca.  La semana pasada llevé una caja a la que creo es la única librería de segunda mano que tenemos aquí, el librero se quedó con 19 de mis libros que espera tengan salida. Pero no me vine con las manos vacías, siempre encuentro algún libro interesante y en perfecto estado. También suelen tener libros de texto, con esos me he ahorrado una fortuna este año.
  3. Libros en inglés: Si no os importa leer en inglés o hay libros que no creas que se vayan a publicar en España, no dudes en comprarlos fuera. El mercado en EEUU, por poner un ejemplo, es muy grande y los libros acaban a precios de saldo. Si compras varios libros o compartes el pedido con algún amigo, los gastos de envío se amortizan y el resultado compensa. Yo he comprado en más de una ocasión en Amazon o Abebooks donde a pesar de que los libros sean de segunda mano están impecables. Además si pides a Reino Unido (ahora que la libra está por los suelos), el tiempo de entrega se reduce considerablemente y puedes tener tus libros en una semana.
  4. Feria del Libro: Ya falta menos para abril, y aunque el ahorro es mínimo en este caso, si tienes pensado comprar algún libro ese mes mejor hacerlo en los días de descuento. Recuerden, el día internacional del libro es el 23 de abril.
  5. Bookcrossing/Prestar libros: Esta idea la he sacado del blog Ahorro Diario, y les voy a contar porqué no la practico ni la comparto. En primer lugar creo que el Bookcrossing no tiene demasiado éxito en España por tres motivos fundamentales: la gente se queda con los libros, los destroza o acaban en la basura (al menos algo de eso he leído, no recuerdo donde). En cuanto a lo de prestar libros entre amigos y familiares, responde casi a las mismas bases, si la otra persona no cuida los libros o lo olvida en su casa para toda la eternidad, acabas sufriendo una úlcera por ese libro que tanto te gustó y querías compartir.
  6. Ebooks: Son la última moda y entra dentro de los denominados semigratuitos. Hoy en día puedes tener casi cualquier libro en PDF mediante recursos más o menos legales, el problema reside en su lectura. Personalmente no puedo aguantar tantas horas sentada delante del ordenador leyendo, por no hablar de lo perjudicial que es para la vista. Si no hay más remedio te prostituyes los ojos pero pasando el mínimo de horas. A grandes males, posibles remedios, la primera solución que se nos puede ocurrir es imprimirlo pero no es precisamente ecológico y deja de ser gratuito. La otra son los e-readers como el Kindle, Sony Reader, Papyrus, etc. Estos dispositivos aunque tremendamente caros nos pueden aportar una interesante solución con dos factores fundamentales para mi, no dañan la vista y te los puedes llevar a la cama :P Lástima que solo esté al alcance de unos pocos bolsillos porque lo mínimo que se despacha son 300 euros.

Seguro que ustedes tienen sus propios truquitos y opiniones a favor o en contra de estos. No duden en dejar sus comentarios para ilustrarnos con sus experiencias.