Audiolibros

Nunca me han llamado especialmente la atención los audiolibros, me resulta raro escuchar a alguien/algo leer un libro sin que sea la voz de mi mente la que sigue las palabras. Sin embargo este formato existe, y con gran aceptación fuera de España, por una razón fundalmental, son fáciles de “leer“. Uno puede leer mientras conduce, mientras recoge la casa y general durante cualquier actividad que no requiera demasiado esfuerzo del pensamiento. Es una manera de robar tiempo para esa enorme cantidad de libros que nos gustaría leer y para la que sabemos que físicamente no hay. Otra razón igualmente importante es para acercar a los invidentes esos magníficos textos que para nosotros son tan cotidianos.

Hace algunas semanas me picó la curiosidad sobre el asunto cuando leía un post de Plyngo y desde entonces he estado investigando un poco. Se pueden conseguir audiolibros de manera más o menos lícita pero en español nos seguirá pareciendo poco. De manera lícita hay dos opciones; la primera es comprar los cds/mp3, sin embargo no existe prácticamente mercado en nuestro país, de todo lo que he visto Casa del Libro y iTunes parecen las mejores opciones. La segunda opcion son los libros de dominio público, existen varias páginas, entre ellas LeerEscuchando.net, donde puedes conseguir audiolibros gratis. (Puede que la web no funcione así que aquí tenéis otro enlace).

De forma ilícita tambien se pueden conseguir algunos audiolibros (¿lo dudabas?) y, como en al caso anterior, existen dos formas. En primer lugar obviamente emuleando o rebuscando en algún que otro foro. Ahí podrás encontrar audiolibros con mejor o peor calidad, según tengo entendido los mejores son los creados por la ONCE.  Otra forma es crear tu propio audiolibro es con TextAloud. Se trata de un programa que lee de forma robotizada lo que escribes, al parecer se pueden incorporar voces llamadas Loquendo para que suene más natural. De este modo, y con algunos apaños, se pueden conseguir audiolibros a partir de ebooks con una calidad más o menos aceptable. La verdad es que no he escuchado ninguno así que no puedo calificar este método.

Este post es simplemente a título informativo porque seamos realistas, ¿quién de nosotros se separaría de los libros, sus páginas y sus letras? Espero que como mínimo les haya resultado interesante 😉

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *