Reseña: La Orden de la Academia Spence ~ Libba Bray

Advertencia: Este no es un libro de vampiros, que no os engañe su portada.

La Orden de la Academia Spence (Foto: Elwen)La historia comienza con la muerte en extrañas circunstancias de la madre de Gemma Doyle, nuestra protagonista. A partir de ahí, Libba Bray echa el freno y empieza a contarnos lentamente el cambio que sufre la vida de Gemma, arrastrada de la India a la Academia Spence de Londres, donde la educarán para ser la prometedora esposa de algún hombre rico. Pero la inesperada muerte de su madre y su reciente dieciséis cumpleaños no aportan a la protagonista de madurez sino de una creciente tozudez y una oscura habilidad. En ella ha despertado un poder que la transporta mentalmente hasta las puertas de los siete reinos. De este modo, ella y sus inesperadas amigas huyen cada noche de su horrible realidad para disfrutar en un lugar donde pueden obtener todo lo que quieren y ser ellas mismas. Pero no todo en el jardín es verde y soleado, Gemma será perseguida por seres oscuros que quieren su poder.

El libro transcurre lentamente, muuuy lentamente hasta la mitad. Lo hubiera dado por perdido si no fuera por la recomendación de Clara. Lo bueno de la primera mitad es que los personajes ganan profundidad, y los detalles van pasando ante nuestros ojos para desembocar en una segunda mitad más adictiva y con más ritmo. Lo que pretendo con esta crítica no es decir que el libro es malo pues está muy bien escrito, con una historia diferente, donde las piezas van encajando perfectamente. Pero mi intención sí es la de no crearos expectativas como me hice a mí misma. Esperaba más y me llevé una ligera decepción. Mi principal queja es el personaje de Kartik, un joven indio que persigue a Gemma desde la India hasta Londres. Sus apariciones no aportan gran cosa, ni siquiera la posibilidad de conocerle. No sabemos nada de él, lo cual es lógico, pero tampoco tenemos una mínima idea de su forma de ser. Es un personaje hasta ahora vacío y sin sentido que bien podría haberse ahorrado. Pero no desespero porque Libba Bray me ha demostrado que al final todo encaja, y como esto es una trilogía tengo un buen sabor de boca para los Ángeles Rebeldes.

Nota para las Románticas: Por muy largos que se os puedan poner los dientes, os vais a quedar con ganas de más azúcar.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *