Fotogramas de Papel #12: ¿Blixen o Dinesen?

fdpQuien no conozca a estas alturas esa canción y se le vengan a la mente cebras corriendo por la sabana africana está tardando ya en ver esa maravilla llamada Memorias de África.

Karen Blixen fue una mujer, como todas las que tienen carácter, diferente a su tiempo. Con 29 años, ella y su siempre infiel marido se trasladaron a Kenya para montar una plantación de café. A pesar de lo diferente que era su vida con respecto a Dinamarca, Blixen se enamoró del país africano en el que pasó 20 años. Allí conoció a Denys Finch; profunda amistad, affair y algo más tras su divorcio después de 6 años con el barón Bror Blixen. Lo cierto es que finalmente ella se convirtió en dueña de la plantación y Denys en su siempre oyente de cuentos e historias. De esta vida tan dura y a la par rica en experiencias nació Sombras en la hierba y Memorias de África que Blixen escribió bajo el pseudónimo de Isak Dinesen.

Personas que sueñan cuando duermen en la noche conocen un tipo especial de felicidad que el mundo de hoy no conoce, un plácido éxtasis, y la facilidad de corazón, con miel en la lengua. También saben que la verdadera gloria de los sueños reside en su atmósfera de ilimitada libertad.

El Festin de BabetteMemorias de África no fue la única historia que contó Dinesen ni tampoco la única plasmada en la gran pantalla. Dos años más tarde apareció la ganadora de un Oscar, El Festín de Babette. La historia, extraída de la antología Anécdotas del Destino, cuenta cómo Babette, una francesa al servicio de dos hermanas extremadamente luteranas, decide con motivo del centenario del padre y pastor de ambas organizar un banquete por todo lo alto. El Festín es más bien una fábula sobre la modestia de un genio y el placer por la  comida.

De la misma antología salió Una Historia Inmortal, llevada al cine por el aclamado Orson Welles. Una de esas rarezas poco conocidas y sin demasiada gloria.

Más reconocidas son quizás sus otras obras; Siete Cuentos Góticos, Vengadoras Angelicales y Cuentos de Invierno. El primero es más enigmático y metafórico que gótico y fue bien acogido en Reino Unido y más tarde Dinamarca (aunque no sin ciertos recelos).  Las Vengadoras Angelicales fue escrito nuevamente bajo otro pseudónimo, Pierre Andrezel, quizás por su alegoría sobre el nazismo y el papel de la mujer. Es su trabajo más ambicioso, una novela completa como tal. Por último, Cuentos de Invierno son tres historias de protagonistas diferentes cuyo eje es el amor y las distintas formas de éste.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *