Reseña: Sangre azul ~ Richelle Mead

Ahogada en su día por la ola vampírica que inundó las librerías, nuestra querida Rose ha regresado para tirar de un carro que merece un lugar más aventajado y, aunque en esta segunda entrega quizás peque de protagonismo, es a fin de cuentas esta chica loca, malhablada y temperamental la que nos ha hecho adictos a la saga Vampire Academy. Pocas veces en una serie alcanzamos a ver en qué medida evoluciona un personaje pero Rose tiene vida propia, crece, madura, comete errores y sufre por ellos. Las cosas no se le van a poner nada fácil.

No es ningún secreto, soy fan incondicional de Richelle Mead. Para mí tener un libro suyo entre manos es apostar sobre seguro: sé que me enganchará, me entretendrá y sobre todo me divertirá. A estas alturas he leído suficientes libros suyos como para afirmarlo sin miedo a segundas, terceras o cuartas partes.

– ¿Por qué sonríes? – preguntó Adrian.
– Porque Lissa sigue por ahí, trabajándose a toda esa gente.
– No me sorprende. Es de esas personas capaces de engatusar a quien quiera si lo intenta con bastante fuerza. Incluso a la gente que la odia.
Le dediqué una sonrisa irónica.
– Yo me siento así cuando hablo contigo
– Pero tú no me odias – dijo, y se acabó el champán -. No en serio.
– Tampoco me gustas.
– Eso sigues diciendo tú – dio un paso hacia mí, no como amenaza, sino para hacer del espacio entre nosotros algo más íntimo -. Pero es algo con lo que puedo vivir.

Como sabrán, Sangre azul es la segunda entrega de la serie juvenil Vampire Academy. El libro comienza con Rose y Dimitri viajando para hacer un examen con el que ella debe ponerse al día para alcanzar a sus compañeros. Cuando llegan a su destino una desagradable sorpresa les espera, algo que indudablemente afectará la normalidad en la Academia St. Vladimir. Como consecuencia, los alumnos serán trasladados a pasar unas vacaciones en una lujosa estación de ski (no lo busques en el diccionario, las palabras vampiros y lujo son sinónimas). Quien haya estado alguna vez de viaje de fin de curso sabrá lo que esto implica: diversión, intercambios de dormitorios y poco ski. El resto del argumento lo dejo para tu uso y disfrute pero, no olvides, los strigoi te estarán acechando.

Si en el primer libro teníamos una cierta bipolaridad entre Rose y Lissa, en Sangre azul Rose será la absoluta protagonista y nos faltarán páginas porque esta chica tiene un serio problema con ELLOS. Richelle Mead no tenía suficiente con hacernos sufrir por el guardián Belikov sino que añade algunos ingredientes más a un cóctel ya de por si explosivo: Mason, Adrian, Tasha… y una variedad de personajes bien definidos y con una misión clara en la historia. ¡Así da gusto tener secundarios!

Me he centrado tal vez demasiado en los personajes y poco en el texto. De éste les diré que continúa la línea del anterior; fresco, ágil, actual y tremendamente adictivo. Su punto fuerte: los diálogos. Olvídate de todas las ñoñerías vampíricas que has leído hasta ahora; Vampire Academy no empalaga, desborda acción y sobretodo te garantiza un buen número de horas de entretenimiento.

¿Aún no lo has leído?
Entonces es que pasas poco por el blog xD

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *