Crónica: Víctor Conde como en Casa

El pasado viernes en compañía de la reportera (gráfica) más dicharachera, Nami, me planté una vez más a las puertas de una librería de cuyo nombre no te puedes olvidar.

Puntual como un reloj empezó la presentación conversación con un autor cercano, no por ser de la tierra, y simpático cuyo libro no compré. Con más público del que estamos acostumbradas pero aún así reducido, el  autor tomó asiento entre los asistentes y abrió el diálogo con algunas preguntas hacia nosotras, quizás las más desconocidas.

Sería imposible contarles un coloquio de una hora en el que se habló de todo mucho y del libro poco. Con pocos niños presentes el autor nos habló de lo que venía a contar aunque con un enfoque distinto. Nos contó cómo el día anterior había disfrutado de un encuentro con alumnos de colegios invitados a hacerles preguntas de todo tipo (hasta de fútbol). También nos habló del resurgir del librojuego gracias a los más nostálgicos y los diferentes formatos por los que ha pasado este tipo de historias en Reino Unido (donde nunca ha pasado de moda).

En un intento por saciar nuestra curiosidad nos habló el esquema que sigue para construir estas historias en las que lo importante es que el texto sea breve para posibilitar más “elecciones”. Por más que traté de entender sus cuadrículas seguí con la duda al respecto pero sí me quedó claro que lo que finalmente ha funcionado es que la edad de los lectores objetivo sea en torno a los 7 años, que lo acompañen unas ilustraciones con aire manga y que sobretodas las cosas hayan muchas opciones.

Campamento Vampiro es el último librojuego publicado por la Editorial Hidra.

A estas alturas de la crónica se preguntarán:

¿Qué hace una persona como yo en la presentación de un libro como este?

Pues la razón fundamental es un libro del que el autor habló muy poco aunque algunas cosillas si que nos dijo sobre el premio que se ha traído a casa bajo el brazo. Con más orgullo debería pasear Víctor Conde ese Premio Minotauro que según él ha sido mera fortuna el haber conquistado este año. Como ya sabrán, Crónicas del Multiverso es el primer libro de ciencia ficción que alcanza este galardón. Un premio que en los últimos años se había visto desvirtuado y que en este 2010 pretende congraciarse con los lectores de la consabida editorial.

Space Ópera lo llaman los sci-fi, pueden comprobarlo en los Fragmentos Lunares, pero para mí todo suena a naves espaciales. Como ya saben huyo de la ciencia ficción pero no deja de alegrarme que una obra con acento canario llegue tan lejos.

Mucha suerte al autor y sobretodo que guste a los habituales del género.

Yo por mi parte me vine a casa con una sonrisa ^_^

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *