Esperando (Im)pacientemente…

Dicen las madres que no es fácil elegir a uno solo de sus hijos pues a todos ellos lo quieren por igual. Pensaba hoy, con algunos escalofríos, en que si mi situación fuera distinta bien tendría que verme en la obligación de elegir uno solo y entonces, ¿cuál sería? ¿Algo nuevo? ¿Algo usado o prestado? ¿Quizás ya conocido? ¿O tal vez mejor embarcarse en la aventura de ‘por conocer’? Entonces abrí la lista de todo lo que se publica en este 2011 y me di cuenta que hay uno que allí no estaba, ¿será porque lo olvidé? Más bien fue que a la memoria hay cosas que no necesita que le recuerden y que el protagonista de mi entrada bien merece una lista para él solo.

Cierta medianoche, de allá por 2009, caía en mis manos una nueva autora y una nueva saga. Su nombre israelí era por aquel entonces desconocido pero tenía ganas de aventura y romance, y la noche aún era joven. Pobre ilusa. Los rayos de sol casi me sorprenden aún vagando por las calles de Nueva York acompañada de aquellos fantásticos personajes que habían despertado a los vecinos con mis carcajadas. Cazadores de Sombras no solo era acción, magia, lucha, misterio y, por supuesto, amor, sino también muchas risas y diálogos ocurrentes.

– No hay nada de impredecible en mí. Soy imperturbable. Soy de mediana edad.
– Excepto que una vez al mes de conviertes en un lobo, y te vas a desgarrar y matar cosas – indicó Clary.
– Podría ser peor – repuso él -. Se sabe de hombres de mi edad que compran coches caros y se acuestan con supermodelos.

A finales de ese mismo año cerré la trilogía de Cassandra Clare absolutamente satisfecha. Mi curiosidad estaba saciada y el gusanillo lector vagaba moribundo como siempre que terminas un libro que te ha gustado tanto que cuesta despedirte. ¿Adiós? ¿Quién dijo eso? Cuando la autora decidió ampliar la saga a seis libros me entró pánico y alegría al mismo tiempo, si es que eso es posible. Miedo por echar por tierra ese maravilloso final pero sobretodo alegría y desesperación por volver a reencontrarme con Clary, Simon, Alec, Isabelle, Magnus y el que jamás debe faltar, Jace, en esta nueva entrega, Ciudad de los Ángeles Caídos. Ya tengo reservada una noche del próximo mayo para todos ellos. Y ya no me importa lo que pase porque segura de que reiré y lo pasaré en grande.

Termino mis divagaciones de hoy con una respuesta a otra pregunta, ¿a qué viene este post? Pues heme aquí que me apetecía participar en el concurso de PriceMinister donde muchas veces acabo rastreando algunas de las muchas sagas de Literatura Romántica que tienen en la web a buen precio.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *