El Bebedor de Lágrimas ~ Ray Loriga

*CONTIENE SPOILERS*

Una joven promiscua, un par de fantasmas traficantes de drogas, un policía con complejo de Edipo y unos cadáveres con sus restos esparcidos por una espada son más o menos los ingredientes que Ray Loriga utiliza en esta novela cross-over que promete leyendas, suspense y romance. Disculpen si me siento decepcionada con el resultado.

La historia comienza con una pueblerina llegando a la universidad de niños pijos para la que ha alcanzado una beca. Antes de poner si quiera un pie en el hall de la residencia, Adela se ve atrapada por la que, según ella, se convertirá en su mejor amiga. Laura es la habitual «pierdo el culo» amiga que odiamos de entrada por mangonear a su antojo a nuestra chica. El problema es que no tendremos tiempo de odiarla lo suficiente porque en cuanto empezamos a conocer a la victimista, absurda y poco coherente protagonista, poco puede hacer Laura para llamar nuestra atención. Lo primero que hará nuestra inocente Adela nada más pisar la ciudad es protagonizar una orgía playera de sexo, drogas y rock ‘n’ roll que, disculpe Loriga, pero no me creo. Le voy a conceder la licencia de elaborar una protagonista ligera de cascos que se supone retrata la juventud de hoy pero por lo que no paso es que se contonee al día siguiente en minifalda a la caza de de un nuevo adonis cuando al primero lo descuartizaron ante sus ojos después de habérselo tirado. ¿De verdad se puede ser más corta? Pues sí, porque cuando el segundo también pierde la cabeza la mayor preocupación de esta “inocente pueblerina” es «no por los dos muchachos sin cabeza, ni por Nathan, sino por ella misma y su maldita mala suerte.» ¿PERDÓN?

Normalmente no me cebaría tanto con la protagonista si no fuera porque para mí rompe la coherencia de un argumento que queda laxo. Se supone esta una trama de investigación en la que el agente Warden sigue la pista a un fantasma con cuerpo físico y además traficante. Misterio no hay ninguno, la acción vale cero y la presencia de Warden solo sirve para conocer un personaje con una extraña relación con su madre (que a mí me recordó, no sé porque, a Ignatius J. Reilly). Al final, los únicos personajes con los que he simpatizado son Lawrence y Puck quienes en su anodina existencia buscan distracciones en lo que pueden.

Cuando la historia es floja y los personajes psé, ¿qué nos queda? Una narración brillante, si fuera el caso. No voy a poner la mano en el fuego por mis propias palabras porque si algo ha dejado claro el autor es que está muy por encima de lo que una simple lectora de «noveluchas de vampiros» pueda decir, pero tengo claro que a mí no me ha gustado. Me considero una persona dada a los textos descriptivos con algunas florituras y juegos de palabras, si tienen cierta ironía mejor, pero los excesos se pagan, como con el chocolate, y Loriga ha abusado y divagado en un buen número de páginas (que en un libro tan corto viene siendo más de la mitad). No lo niego, tiene algo en su prosa, pero yo, de momento, no lo he encontrado.

[information]Título: El Bebedor de Lágrimas – Autora: Ray Loriga
Trilogía: El Bebedor de Lágrimas #1
Nº páginas: 328 – Precio: 16,50€
Editorial: Alfaguara LIJ – ISBN: 9788420407593
Edad Recomendada: A partir de 14 años[/information]

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *