Un paseo por mi biblioteca

Ya hace algún tiempo (tanto que ni siquiera guardo imágenes), traje al blog algunas fotos de mis coloridas estanterías y los pequeños tesoros que guardaba en ellas. Después de tres años y con el aumento de lecturas que ha supuesto el blog, la situación en mis estantes se volvió literalmente insostenible y, si bien sigo adorando los estantes de colores que pinté yo misma (y que ahora han encontrado nuevo espacio en la casa de mi mejor amiga), hace algunos meses me vi en la obligación de redimensionar la biblioteca y sacarle partido a todo el espacio de cara al futuro.

A pesar de que el resultado ha sido todo un sueño personal que no podía esperar para enseñar, no ha sido hasta hoy que he encontrado tiempo para traer aquí algunas fotos y una breve explicación de cómo he esclavizado a Moe para que atornille tropecientos módulos.

(Pueden hacer click en las imágenes para ampliarlas)

BibliotecaEsta es más o menos la vista que tiene mi biblioteca al entrar. Estanterías hasta el techo (la excusa perfecta para poner escalera) y de lado a lado de la pared.

BibliotecaLa pared de la derecha es más o menos similar (apenas me han sobrado 20cm para los que aún estoy ideando algún plan). Aquí añadí algunas puertas por aquello de esconder los archivadores, la impresora y mil carpetas más.

BibliotecaEn el lado izquierdo opté por estanterías de 20cm de fondo (en lugar de 40cm) por aquello de que está la puerta. Esa columna queda justo a mi derecha cuando estoy en el escritorio y tengo siempre los libros con los que estoy trabajando en ese momento (pendientes de leer, pendientes de reseñar, pendientes de devolver…).

BibliotecaVale, esto no son estanterías pero forma parte importante de Midnight Eclipse. No soy persona sin mi ordenador 😛

BibliotecaHe dejado lo más importante para el final. Compré mis estanterías en IKEA, aunque habrá a quien le venga mejor hacerlas a medida. En mi caso, los módulos BESTÅ eran la mejor opción, no solo porque el ancho varía de 60 en 60 cm, sino porque la altura también tiene muchas opciones. Pero sin duda, lo que me hizo lanzarme a por esas estanterías era una idea que venía arrastrando desde hacía años y que hasta que encontré estos módulos no pude llevar a cabo. A todos nos pasa; o acabas poniendo los libros en doble fila o los pones en horizontal. Es un auténtico desastre porque en horizontal ya he roto algunas cubiertas al sacarlos y en doble fila nunca sabes lo que hay detrás. Tenía 40 cm de fondo pero necesitaba poder ver aunque solo fueran unos centímetros.

BibliotecaAhí estaba yo en IKEA, dándole vueltas al asunto cuando (¡oh milagro!) descubro que los módulos BESTÅ tiene un tercer agujero en el centro que hasta la fecha no veo que nadie utilice para nada. Dado que estos módulos vienen también con fondo de 20 cm (los mismos estantes que uso al lado de la puerta) se me ocurrió probar in situ si la balda coincidía con ese agujero y ahí completé mi tarde. Ya podía morir en paz :D. Imaginad la cara del dependiente cuando le pedí unas 40 baldas adicionales INREDA.

En fin, me ha costado una pequeña fortuna pero no me arrepiento de un solo euro ni una sola hora invertidas en este pequeño sueño. Espero que les haya gustado el paseo, les haya resuelto las dudas (más de uno me había estado preguntando por FB) y se animen a compartir la suya propia.

 

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *