Currently browsing tag

Jenny-Mai Nuyen

Reseña: Niyura. La Corona de los Elfos ~ Jenny-Mai Nuyen

 
Niyura (Foto: Elwen)
Llevaba corriendo varias horas, siempre adelante, para huir del viciado ambiente del cuartucho en el que yacía el cadáver de la mujer. Seguramente se la había llevado la mala comida, el agua putrefacta, tal vez una epidemia. Scapa no lo sentía. El dolor, lo sabía, era un lujo de los ricos.

Scapa es un ladronzuelo que se ha criado entre las calles de Kaldera. Arane es su eterna compañera. Nadie imagina el uno sin el otro correteando por los mercados y las calles de las lavanderas. Desean salir de su miseria, de estar siempre huyendo y sufriendo las palizas del pillaje. Juntos querrán conquistar La Zorrera, el centro neurálgico del vandalismo en Kaldera.

– En ti dormitan grandes virtudes, Nill, Niña de Espinas. ¡El poder que reside en tu interior es profundo como un bosque y determinará el futuro según la voluntad de los dioses! Pero el bosque de tu corazón todavía está callado. ¿Cuándo comenzarán sus árboles a murmurar?

Nill siempre se ha sentido fuera de lugar, a pesar de haber sido acogida por los humanos ellos siempre han despreciado su mitad élfica. Tal es así que a la menor oportunidad la envían a una misión suicida a través de los bosques en busca del Rey de Korr. En su viaje conocerá a Kaveh y sus caballeros elfos, el primer contacto que tiene con seres de esta raza a la que pertenece pero que le es totalmente desconocida.

Niyura es una historia en la que sus protagonistas son niños con ansias de poder, con un valor y un coraje superior al de los muchos adultos sometidos al mandato del Rey de Korr, el usurpador de la corona élfica.

No puedo decir que me haya convencido del todo. Como libro juvenil es lento y con exceso de páginas. Como libro adulto es lineal y demasiado plano, sin ases en la manga durante los dos primeros tercios. Este primer libro de Jenny-Mai Nuyen pedía a gritos más trabajo y una ayudita que a sus 16 años no le hubiese venido nada mal. En mi modesta opinión, si la autora hubiera alternado desde el comienzo la historia de Nill con la de Scapa habría ganado en ritmo. Eso, y ahorrarnos algunos pasajes tortuosos en los que se nos acaba distrayendo la concentración.

«El destino se llama destino porque no tiene nada que explicar». Porque «destino» en élfico – añadió Kaveh deprisa – traducido literalmente es «sin explicación».

Cuando se tiene un libro entre manos, hacia la mitad ya tienes bastante claro si te gustará o no pero la duda hace que avances hasta que te pueda sorprender en sus últimas páginas. Daba Niyura casi por perdido hasta que llegué al último tercio, que en 618 páginas puede ser mucho. El libro no solo acentúa el ritmo sino que se marca un inesperado desenlace; bello, único y emotivo. Desde luego no será un libro que recuerde por su historia pero sí por su final.